miércoles, 2 de noviembre de 2011

REPORTAJE | En busca y captura

Algunas desaparecieron hace decenas de años. Las obras de arte robadas y no recuperadas se venden por a penas un 10% de su valor, y aun así generan 8.000 millones de euros anuales. Pero ¿dónde están? ¿Quién se arroga el derecho de contemplaras en soledad?

Natividad con san Francisco y san Lorenzo (1609) de Caravaggio
30 millones de euros
Durante tres siglos estuvo presidiendo el oratorio franciscano de san Lorenzo en Palermo. Hasta que en 1969 unos desconocidos, aprovechando la noche, la sustrajeron del alatar. La mafia, dijeron algunos. En 1996, un x miembro de la organización afirmó qu había sido destrozada al desprenderla del marco. Poco después, Salvatore Cangemi, también de la Cosa Nostra, lo desmintió y aseguró que esta Natividad preside actualmente las reuniones de la mafia al más alto nivel.




50 millones de euros
A la 1:24 de la madrugada del 17 de marzo de 1990 dos hombres vestidos de policía llamaron a la puerta del Museo Isabella Stewart Gardner, Boston, con el pretexto de examinar "ciertos movimientos sospechosos en el sótano". Confiados, los guardas permitieron su paso sin imaginar que minutos después estarían esposados. Se produjo así el robo más importante de la historia del arte, según investigadores del FBI. Entre los cuadros sustraídos, esta Tormena en el mar de Galilea de Rembrandt, la única marina que se conoce del autor holandés. Veintiún años después, el caso sigue sin resolverse, aunque dos personas relacionadas con la mafia David Turner y Carmello Merlino, fueron arrestadas por ello.


Paisaje con un obelisco (1638) de Govaert Flinck 
15 millones de euros
Atribuida durante algún tiempo a Rembrandt, esta obra del holandés Govaert Flinck fue una de las que se sustrajeron del Museo Isabella Stewart Gardner, Boston, aquel 17 de marzo de 1990. El valor total del robo, en el que hubo cuadros de Rembrandt, Degas y Vermeer, se estimó inicialmente en 500 millones de dólares aunque luego la estimación se bajó hasta los 100. En la actualidad hay una recompensa de 5 millones de dólares para quien facilite la localización de las obras. Mientras aparecen, los marcos vacíos siguen colgados en la pared, como si nada hubiera pasado.

La mujer del abanico (1919) de Modigliani
24 millones de euros
Fue robada junto con Paloma con guisantes de Picaso, del Museo de Arte Moderno de París en 2010. Lunia Czechowska, la mujer del cuadro, conoció al pintor por medio de un matrimonio amigo. Secretamente enamorada de Moldigliani, escribió: "Mientras me pintaba, no dejaba de sonreír, beber vino y lanzar exclamaciones en italiano". En total, el artista pintó diez lienzos de Czechowska. En 1920, cuando Modigliani agonizaba, tres mujeres le acompañaban: Jeanne Hébuteme, la madre de su hija y su último amor, Hanka Zborowski, la esposa de su mecenas y la propia Lunia.



Concierto (1658-1660) de Johannes Vermeer
150 millones de euros
Probablemente de los cuadros robados y no recuperados este sea el más caro. Fue uno de los sustraídos del Museo Isabella Stewart Gardner, Boston, en 1990. Vermeer van Delft dedicó varias de sus obras a la música. En toal se conserva una treintena de ellas. Otras, sin embargo, se han perdido. Aunque es valoradísimo hoy, Vermeer tuvo ingresos limitados en vida. Su viuda incluso tuvo que renunciar a la herencia para pagar a los acreedores.

Otras obras robadas y no recuperadas: 
  • El niño con chaleco rojo de Cézanne (68.5 millones de euros)
  • La pastorales de Matisse (17 millones de euros)
  • Los jueces justos de Jan van Eyck (Valor incalculable)
  • Paloma con guisantes de Picasso (24 millones de euros)
  • El pato blanco de Baptiste Oudry (5,8 millones de euros)
  • La mano de Velázquez (Valor Incalculabe)
  • El conde de lepic y sus hijas (8 millones de euros)
AUTOR | QUO
FUENTE | REVISTA QUO (quo.es)

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)