martes, 26 de junio de 2012

ARTÍCULOS | El niño que no quiere compartir


"Es mío, no se lo dejo a Juan". Esta es una frase bastante habitual en los niños pequeños. Hacia los cinco o seis años desarrollan la capacidad de cooperar y jugar juntos, pero antes consideran que todo lo que está a su alcance es suyo. En muchas ocasiones el hecho de no compartir con los demás es fuente de discusiones y peleas entre ellos. En estos casos podemos intentar:

  • Hablar con el niño -siempre en función de su madurez- y explicarle qué cosas de la casa son suyas y cuales pertenecen al resto de la familia. poner una etiqueta a sus pertenencias con su nombre puede ser una buen estrategia cuando el niño es muy pequeño. 
  • Podemos practicar la cooperación en casa, por ejemplo, haciendo la comida juntos y transmitiéndole los beneficios de trabajar en equipo: "Que bien lo hacemos los dos juntos, somos un equipo estupendo", "me gusta mucho y me siento muy contenta cuando me ayudas". Recordemos que compartir en casa es el primer paso para compartir con los amigos. 
  • Preparar la situación. Por ejemplo, cuando vengan amigos, podemos informarle de que tendrá que dejarles sus juguetes. Antes de que lleguen le diremos que elija unos que no le apetezca compartir -los nuevos o los especialmente apreciados- y los retiraremos. Todos tenemos derecho a no prestar ciertas pertenencias. 
  • Si el niño se queja de que su amigo no sabe jugar con sus juguetes y se los rompe, le decimos que le explique a su compañero de juego qué debe hacer para no dañarlos
  • Con el fin de disminuir las riñas, los padres pueden establecer una serie de reglas. Por ejemplo, marcar turnos de juego: "Primero jugará Juan un rato y luego tú, Luis". También podemos crear situaciones en las que los dos niños se diviertan jugando con el mismo juego. 
  • En caso de que los niños riñan constantemente por un juguete, lo retiraremos hasta que finalicen las disputas. Hay que avisarles antes de hacerlo y decirles cuándo podrán volver a disponer del juguete; por ejemplo, lo podrán recuperar si ellos mismos acuerdan cómo van a jugar. 
  • Conviene premiar todas aquellas situaciones en las que compartan: "Cómo me gusta cuando le dejas los  juguetes a tu amigo, estoy muy orgulloso de ti". Y reforzar su buena disposición: si le ha dejado a un amigo su álbum de pegatinas, le compraremos dos pegatinas más. 
FUENTE | El manual de Supernanny, Ed: El Pais, 2007

2 comentarios :

Otro problema (y gordo) es cuando tu consigues que tu hijo comparta sin problemas y se encuentra con niños que no lo hacen, que le arrebatan sus juguetes sin dejarle nada y que luego no se los quieren devolver. Generalmente los padres de estos niños no se involucran en el tema y tu te encuentras con tu hijo llorando porque se ha quedado sin nada por compartir y con un niño egoísta que ha quedado con todo (y con unos padres bien tranquilos).
Gran artículo, como siempre. Un saludo.

Una verdad que podía incluirse también. Gracias por leer!. Un saludo. =)

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)