martes, 7 de enero de 2014

EXPEDIENTE NEWTON | Organización y disposición del aula en Primaria


La organización de un aula de Primaria requiere en muchas ocasiones una habilidad apoteósica del maestro para conseguir sacar partido y ser eficaz con la disposición de los alumnos. En muchas ocasiones, pueden presentarse pequeños conflictos como es el espacio del que disponemos, alumnos rebeldes o charlatanes, el número de alumnos o las necesidades que estos puedan presentar.

En este Expediente Newton vamos a tratar de analizar desde una perspectiva muy general, aquellas disposiciones más comunes que podemos encontrar hoy en día en un aula de Primaria. Esto, como siempre os digo, es algo muy general y subjetivo, y a cada uno le va bien una cosa. También quiero compartir con vosotros la disposición del aula que suelo hacer yo y que a mi me funciona bastante bien independientemente del curso, número y grupo que sea. Es algo a lo que me ha costado llegar y darme cuenta tras muchas pruebas y comprobaciones.

A la hora de realizar cambios de carácter organizativo en el aula debemos tener en cuenta una serie de pautas:

  • La situación del aula. Es necesario tener en cuenta donde están las puertas, las ventanas, las tomas de corriente, Pizarra Digital... 
  • El material ha de ser accesible para el alumnado contando con un sitio propio y donde sea fácil llegar. 
  • "La Pista". Este es un espacio fundamental en toda clase. La pista es algo así como una zona muerta, algo amplia donde poder caminar con facilidad y dejar un hueco libre para cualquier actividad que lo requiera. Rellenar al completo la clase (si es que nuestra clase es amplia) no es aprovechar el espacio, es no saber usarlo. 
  • Evaluar, cambiar, volver a cambiar, ensayar e ir mejorando la disposición introduciendo los cambios precisos hasta que funcione.
Disposición individual

La disposición básica y que, para muchos docentes, es la mejor es la alineación en cuadrícula (o individual) Cada alumno posee su "territorio" inviolable hasta que el maestro/a haga de nuevo cambios. Esto favorece la concentración del alumno en el profesor, evita "la hora del café" como yo suelo llamar a ese momento en el que se pone a hablar. Los inconvenientes: que no favorece el trabajo en grupo, limita la interacción del alumno con otro compañero... Ventajas: trabajo autónomo, mayor control sobre lo que hace cada uno...
Disposición en herradura o forma de U
Otra disposición famosa es en forma de herradura o U. Esta les encanta. Favorece muchísimo la interacción, tanto, que muchas veces resulta tedioso porque si es un grupo charlatán puede volverse una auténtica locura. Lo bueno de esta disposición es que todos los alumnos pueden verse las caras y que pueden acceder de forma directa y tener a nadie delante, a lo que el profesor está explicando. Para clases con PDI esta es una opción muy buena, pero es cuestión de barajar posibilidades.

Disposición por parejas
La disposición en parejas también tiene muchos adeptos. Esta disposición estaría en el medio entre las dos anteriores. Por parejas pueden proponerse actividades, interactuar con el otro y al mismo tiempo no sentirse tan aislados. Esta opción favorece mucho la experiencia y el momento de compartir.

Otra muy utilizada generalmente para trabajos en grupo y que funciona, obviamente muy bien, es la disposición en pequeños grupos. A mi esta disposición me gusta mucho, pero casi nunca puedo mantenerla puesto que los alumnos hablan mucho, pero es una de las más propicias para llevar a cabo tareas de aprendizaje cooperativo, trabajos en grupo, etc. Esta opción es más propicia para cursos de 1º o 2º de Primaria.

La disposición que yo a menudo suelo llevar a cabo es una mezcla de algunas de las anteriores. En principio personalmente apuesto por la disposición mixta basada en la de parejas.



                                                                              Pista



Como veis en el gráfico, siempre coloco la mesa en el centro de la clase (la única pega de esta disposición es que cuando estoy sentado y hay algo en la pizarra escrito, algunos chicos se tienen que mover para verlo, nada es perfecto).

La disposición mixta me permite jugar en dos sentidos: por parejas de forma normal y luego en grupo. Si quiero hacer grupos de cuatro tan sólo los alumnos tienen que unir sus mesas con las de atrás y de esta forma no se arma tanto jaleo.

Otra parte de mi disposición es las mesas que yo denomino de vigilancia especial. Esas cuatro mesas están situadas en la parte delantera de mi mesa. La visión desde ahí es buena y me permite tener un contacto visual óptimo y rápido sobre lo que están haciendo los alumnos situados ahí. Por lo general siempre suelo sentar ahí a los alumnos con necesidades educativas ya que me gusta siempre prestarles toda la atención necesaria. Están integrados dentro del grupo, pueden fluir relaciones con otros y encima yo estoy pendiente de ellos. No se puede pedir más.

Al lado podéis suponer que esa mesa es para "alumnos rebeldes", no me gusta usarla, pero de vez en cuando no viene mal.

Ya os digo que esto es lo que a mi me suele ir bien, algunas veces he tenido que cambiar parte de la disposición y ajustarla a la realidad en la que estoy dando clase, ya que como docentes sabéis que el contexto siempre es diferente. Pero a la hora de llevar a cabo la gestión y organización de mi aula me suelo basar en esta disposición llevando a cabo después las modificaciones oportunas que sean necesarias.

Como bien dice el refrán: "Cada maestrillo tiene su librillo" y en cuestión de organización este es el mío. Seguro que muchos tenéis la vuestra y eso es lo bonito, que haya variedad.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)