martes, 15 de abril de 2014

EXPEDIENTE NEWTON | Actividades rotatorias


Hoy en “Expediente Newton” vamos a hablar sobre un tipo de actividades que personalmente me encantan, las actividades rotatorias.

Todos conocemos una actividad de este tipo que es el “Libro Viajero”, una actividad que se presta mucho a ser utilizada para trabajar la competencia lingüística de nuestros alumnos. 


Para los que ya estáis familiarizados con la actividad, sabréis que es una actividad típica de Educación Infantil, pero que yo, personalmente apuesto por trasladar (con sus correspondientes adaptaciones) a la etapa de Primaria.

Las actividades de corte rotatorio permiten entre otras cosas:
  • Fomentar la creatividad del alumnado a través de propuestas y creaciones realizadas en cadena. 
  • Mantener la atención constante durante el desarrollo y la ejecución de la actividad, atendiendo principalmente a las producciones que han hecho anteriormente otros compañeros.
  • Enriquecer el vocabulario y los aportes culturales que puedan originarse dentro del aula como consecuencia de la puesta en común de diferentes aspectos o contextos.
  • La rotación permite que todos puedan ver el trabajo de todos y disfrutar de él. 
Una actividad rotatoria son las historias encadenadas. A los alumnos les encanta imaginar y crear nuevos escenarios. Es por eso que una buena actividad es crear una historia en la que cada capítulo esté escrito por un alumno.

Esta actividad que puse en marcha en mi proyecto “Un cole de cuento” con una clase de 6º de Primaria, fue todo un éxito. Los alumnos se involucraron mucho en su creación y a pesar de lo que uno piensa… la cosa salió mejor de lo que esperábamos.
  1. Al comienzo es necesario incluir una serie de pautas para situar a los alumnos en un contexto. No es necesario definirlo mucho, para que puedan tener libertad de creación.
  2. Crearemos tres personajes mínimos. Indicaremos a los alumnos que estos tres personajes deben aparecer durante toda la historia y que no pueden desaparecer bajo ninguna circunstancia. De esa forma nos aseguramos que todos los alumnos puedan usar ese personaje y observar como lo hacen.
  3. Damos libertad a los alumnos para crear personajes, teniendo en cuenta que nunca debe haber más de 5 personas en escena. Esto nos permitirá dotar de estrategias a los alumnos para que un personaje desaparezca de la narración: se va de viaje, desaparece misteriosamente…
Podemos crear un sinfín de actividades de este tipo variando tan sólo algunos aspectos. Otra opción es crear un cuaderno de aula que vaya rotando entre los alumnos y que cada día uno de ellos escriba en él. 
Este sistema se llevaba a cabo en la vieja escuela, donde cada día uno era el encargado de escribir en el cuaderno de la clase. Un cuaderno que todos cuidaban y en el que había que esforzarse. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)